Las ruedas del alma

Comparte este post :)

Quizá pasemos la mayor parte de nuestros días lidiando con cosas que tienen poca importancia espiritual. Puede que dejemos que nuestros pasatiempos y carreras nos consuman. Pero ¿esta es realmente la razón por la que vinimos a este mundo? ¿Regresamos a este mundo una y otra vez para despertar cada mañana, ir al trabajo y volver a casa cada noche, y solo repetir lo mismo día tras día? ¿Para eso fuimos creados? ¿O nuestra existencia tiene más propósitos?

Llevar una vida ligada al crecimiento espiritual enseña que la respuesta a esta última pregunta es sí. Estamos aquí en la tierra para expandir nuestra alma y permitir que se manifieste en nuestra vida. Nacimos no solo para existir, sino para vivir una vida de alegría y plenitud infinitas. 

Los desafíos que enfrentamos en la vida nunca son fortuitos. Los desafíos que enfrentas están conectados con una vida anterior. Cuando estamos abiertos a aceptar que lo que vemos en nuestra vida hoy es el resultado de las semillas que sembramos en vida pasadas, podremos ser libres. Podremos ser libres del dolor y las acusaciones. La mayor libertad es saber que todo lo que nos ocurre es para nuestro propio crecimiento y beneficio. Saber que nuestros problemas no se presentan en vano ni son fortuitos puede ser una de las cosas más liberadoras de todas. Las leyes kármicas de la vida nos enseñan que todo lo que damos regresa a nosotros. Si deseamos tener más amor en nuestra vida, debemos darlo.

 La energía de la semana nos enseña que todo lo que damos regresará en algún momento, ya sea en esta vida o en la siguiente. Esta semana somos llamados a abrir nuestro corazón para dar amor porque sabemos que es la única manera en la que podemos recibirlo.

Esta semana en tus meditaciones, ábrete a viajar al pasado. Muestra disposición a entender un poco mejor de dónde vienes para saber hacia dónde avanzar. Recuerda tu infancia. ¿Qué te gustaba hacer? ¿Cuáles eran tus sueños? ¿Qué te encantaba jugar? Nuestra conexión más cercana con nuestra vida pasada puede sentirse más cuando somos niños. Nuestro niño interior tiene acceso a la ventana de nuestro pasado y puede darnos los detalles que necesitamos. Ábrete a entender que quien eres ahora es el resultado de todo lo que has sido. Estás sobre los hombros de vidas pasadas y eres la suma de todo lo que has aprendido y vivido. Así pues, sé amable contigo mismo. Los desafíos que enfrentas hoy forman parte de una larga historia que todavía se desarrolla. Una larga historia que abarca muchas vidas y miles de años. Aún no eres una hermosa obra de arte culminada. Eres una vasija hermosa, pero aún estás en proceso de construcción. Permite que la vida te forme. Acéptala. Cada día, ve por el mundo sabiendo que cada encuentro y experiencia que vives tiene un significado mayor diseñado para crear el alma más hermosa. Sé paciente con tu proceso. Permítete aprender y crecer. Permite que las ruedas de tu alma sigan dando vueltas. Tu historia es una larga y grandiosa epopeya, y está lejos de llegar a su fin.

Post relacionados

Eres un faro de luz

Embarcarte conmigo en un viaje de autoexploración profunda, uno que podría desentrañar dimensiones de tu ser aún no exploradas en su total magnitud. Nos adentramos

Las ruedas del alma

Quizá pasemos la mayor parte de nuestros días lidiando con cosas que tienen poca importancia espiritual. Puede que dejemos que nuestros pasatiempos y carreras nos

Desalineaciones posturales

Desde el instante mágico de nuestro nacimiento, traemos una esencia pura, una luz de amor y vida destinada a fluir armoniosamente. Sin embargo, el mundo